Más de 300 millones de personas con discapacidad auditiva

discapacidad auditiva

Se estima que el 5% de la población mundial vive con pérdida auditiva. Casi 32 millones son niños. Las enfermedades infecciosas, complicaciones derivadas del parto, incluyendo la prematuridad, están entre las causas principales, especialmente en los países en desarrollo. Sin embargo, la exposición a sonidos altos sigue siendo un importante factor de riesgo, advierte la Organización Mundial de la Salud.

En todo el mundo, en la actualidad hay unos 360 millones de personas con pérdida de audición moderada a profunda.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, las causas son variadas, tales como las condiciones genéticas, complicaciones del parto, algunas enfermedades infecciosas, el ruido, el consumo de drogas y la vejez.

Instituido por esta entidad, el día del oido mundial tiene como objetivo alertar y sensibilizar sobre la necesidad de prevenir y controlar la pérdida de audición, especialmente en los niños.

Se estima que la gran mayoría de los niños con problemas de audición viven en países en desarrollo, de ingresos bajos y medianos. 1,9% viven en la región de África donde el acceso a servicios básicos de salud y la vacunación son limitadas.

La OMS estima que el 75% de la pérdida auditiva en los niños menores de 15 años en estos países es evitable, ya que casi la mitad de los casos de sordera son el resultado directo de enfermedades como el sarampión, la rubéola y la meningitis e infecciones en los oídos.

Las complicaciones en el parto, incluyendo parto prematuro, bajo peso al nacer, asfixia perinatal y la ictericia neonatal son vistos como la causa del 17% de los casos de pérdida de la audición.

La prevención es, en este aspecto, identificado como fundamental por la Organización Mundial de la Salud pide que se refuerce la vacunación, la mejora de la difusión de las buenas prácticas de higiene y la prestación de los servicios de salud materno-infantil más rubostos.

La detección temprana, a través de escuchar los programas de detección, así como la prestación de servicios de rehabilitación son esenciales para reducir el impacto de la pérdida de la audición, lo que facilita la educación y el desarrollo social.

De hecho, se sabe que, en un contexto más general, la pérdida de audición sin ser tratada puede afectar el desarrollo social y económico de la comunidad.

Por otro lado, la exposición a un uso incorrecto de los dispositivos audio con fuerte ruido es identificada como factor de riesgo en crecimiento en los países desarrollados.

En la actualidad, alrededor de 1 mil millones de adolescentes y jóvenes están en riesgo de pérdida de la audición debido a la exposición al volumen perjudicial para la salud.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el nivel de seguridad de sonido para el oído humano no puede elevarse más de 60 decibelios. Sin embargo, la verdad es que este valor se superan fácilmente, con lo que ocurre el daño a la salud auditiva.

El sonido del tráfico en las grandes ciudades y los dispositivos electrónicos son una "amenaza" constante.

Para evitar futuros problemas de audición, la OMS propone una serie de medidas. Algunas tan simples como mantener el volumen de los equipos bajo o usar audífonos apropiados.

Cómo proteger su audición

Evite escuchar música a alto volumen durante períodos prolongados. Según los expertos, escuchar música a un volumen alto puede dañar la membrana del tímpano.

Máximo 60 decibelios. El volumen de los equipos de música no debe superar 60 decibelios. La recomendación es la de la Organización Mundial de la Salud.

Utilice protectores de oídos. Si al trabajo se expone de forma permanente o de manera constante, a ruidos, utilice protectores auditivos.

Utilice auriculares apropiados. Dar preferencia a una oreja ahuecada para distribuir mejor el sonido y provocar menos daños en la audición.

No conecte varios dispositivos simultáneamente. Conectar más de un dispositivo al mismo tiempo puede ser perjudicial para los oídos.

Tenga cuidado con el tráfico. Siempre que sea posible, conducir con las ventanas del automóvil cerradas es recomendable. Especialmente en los días con mucho tráfico. El ruido de los coches, además de causar estrés, puede dañar la audición.

Ofrecer el silencio a las orejas. Siempre que sea posible, estar en silencio esta recomendable. Descanse a sus oídos.

Sea consciente de los síntomas de la pérdida de audición. Los síntomas de pérdida auditiva son casi imperceptibles. Manténgase en sintonía para "zumbidos" y debe hacer exámenes regulares.